Entradas etiquetadas como Odio

David Refoyo: “La última literatura española se caracteriza por intentar superar los límites, ahí me posiciono yo”

Rockero, publicista, bloguero, poeta y narrador, David Refoyo (Zamora, 1983) es uno de esos “jóvenes preparados” que hablan los medios. Con dos libros publicados, Refoyo destila talento y juventud. Ganas de romper con todo. De su último libro y primer poemario que ve la luz, Odio (La Bella Varsovia, 2011), los críticos destacan la originalidad. Un lenguaje exacto y expresivo conjugado con eslóganes publicitarios, aparentemente inocentes. Hablar de miseria y de desgracia y de Coca-cola y sonar poético y sonar certero y sonar revelador.

Jara C.: Tu último libro es difícil de clasificar. Por una parte, es un catálogo que nos muestra la frivolidad de la publicidad y los mensjaes que oculta, pero por otro es un ejercicio de prosa lírica fascinante. Como autor, ¿cómo lo definirías?

David Refoyo: La publicidad siempre ha buscado en la poesía una forma de expresión diferente, por eso decidí explorar el camino inverso, que fuera la poesía la que buscase en la publicidad, para dinamitar el proceso creativo, reinventándolo, utilizando los mismos trucos y las mismas herramientas, pero cambiando el foco de sitio.

J. C.: Por tanto, para ti es el mismo lenguaje, entiendo, solo que en diferente contexto, usado para fines distintos.

D. R.: Escribo con la misma intensidad e intención para publicidad que para poesía. Tal vez sean dos caras del mismo proceso o tal vez sean diferentes, pero no encuentro diferencias hoy por hoy.

J. C.: Aceptarás al menos que las finalidades de ambas son distintas. ¿Cuál es la finalidad de la poesía bajo tu punto de vista?

D. R.: Por un lado, sí, la finalidad de ambas son diferentes, pero por otro lado son exactamente iguales: comunicar, despertar algo en el interior del receptor, mover a una acción o idea, enseñar caminos nuevos, establecer un contacto a través del pensamiento. Ambas forman parte de un mismo proceso, al menos en mi caso, porque la búsqueda, esencialmente, es la misma.

J. C.: 25 centímentros abrió un espacio inexplorado en la narrativa española, tanto en la temática, muy arriesgada, como en la forma de presentarla, relatos fragmentarios pero perfectamente hilvanados. Como poeta, también vemos que estás destacando por tu originalidad. ¿Dónde te encuentras más a gusto? ¿O narrativa y poesía no son más que dos caras de la misma moneda?

D. R.: Entiendo que existen diferencias conceptuales entre escribir poesía o narrativa, pero si hay alguna característica de la última literatura española es, precisamente, el intento por superar los límites, por no establecer diferencias tan cerradas sobre los géneros, por participar de la mayoría de ellos. Ahí es donde me gusta posicionarme, donde disfruto de lo que hago.

J. C.: El tema de la narrativa y la poesía actual es muy interesante: ¿crees que está habiendo una (re)generación? ¿En qué clásicos y en qué autores contemporáneos te miras?

D. R.: Intento leer toda la poesía que cae en mis manos, sin importarme corrientes o épocas. Cuando escribí Odio tenía muy presente La Semana Fantástica de Fernando Beltrán, pero también David González, Manuel Vilas y, de un modo tangente, Claudio Rodríguez, que es uno de mis autores favoritos, aunque no quiero colgarle la etiqueta de clásico porque sigue muy vigente. Aunque mis referencias, en este caso, abarcan más campos que la poesía (música, publicidad, cine, televisión…).

Creo que regeneración como tal no está habiendo, simplemente ahora es más fácil enseñar la cabeza y que te conozca el público gracias a Internet, pero no creo que haya más creadores que antes. Eso sí, me encanta que la gente joven asome (o nos asomemos).

J. C.: Además de la difusión, como tú muy bien apuntas, ¿no crees que Internet trae lenguajes e incluso géneros nuevos al discurso literario?

D. R.: Me sorprenden la cantidad de nuevas formas de expresión que están naciendo en Internet y me fascina que cualquiera pueda contar algo y tener su público. El modelo de negocio tendrá que aprender a adaptarse a esta nueva realidad si quiere mantenerse. En cuanto a lenguajes diferentes estoy de acuerdo, somos muchos los autores que empleamos la tecnología en nuestra obra, forma parte de nuestra cultura diaria.

J. C.: ¿Está subestimada la cultura actual? ¿Crees que se tiende siempre a mitificar “lo antiguo” en detrimento de “lo nuevo”?

D. R.: No lo creo, supongo que es cuestión de perspectiva y para mitificar una obra hace falta tiempo. Aunque también es cierto que algunas obras se convierten en míticas al poco tiempo de ver la luz, obras plenamente actuales como el Proyecto Nocilla o Las Afueras (por citar los dos que me vienen a la memoria ahora mismo).

 

David Refoyo asegura que su máxima preocupación ahora mismo es leer. Acaba de terminar otro poemario y está empezando su segunda novela, “que no hablará de sexo ni de centímetros”, dice. De momento,  Odio. Y un poco de rock.

  • Título: Odio
  • Autor: David Refoyo
  • Nacionalidad: española.
  • Editorial: La Bella Varsovia.
  • Año: 2011.
  • Género: poesía.
  • Páginas: 84.
  • Precio: 10 €.
Anuncios

, , , , ,

2 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: