Entradas etiquetadas como Poesía

David Refoyo: “La última literatura española se caracteriza por intentar superar los límites, ahí me posiciono yo”

Rockero, publicista, bloguero, poeta y narrador, David Refoyo (Zamora, 1983) es uno de esos “jóvenes preparados” que hablan los medios. Con dos libros publicados, Refoyo destila talento y juventud. Ganas de romper con todo. De su último libro y primer poemario que ve la luz, Odio (La Bella Varsovia, 2011), los críticos destacan la originalidad. Un lenguaje exacto y expresivo conjugado con eslóganes publicitarios, aparentemente inocentes. Hablar de miseria y de desgracia y de Coca-cola y sonar poético y sonar certero y sonar revelador.

Jara C.: Tu último libro es difícil de clasificar. Por una parte, es un catálogo que nos muestra la frivolidad de la publicidad y los mensjaes que oculta, pero por otro es un ejercicio de prosa lírica fascinante. Como autor, ¿cómo lo definirías?

David Refoyo: La publicidad siempre ha buscado en la poesía una forma de expresión diferente, por eso decidí explorar el camino inverso, que fuera la poesía la que buscase en la publicidad, para dinamitar el proceso creativo, reinventándolo, utilizando los mismos trucos y las mismas herramientas, pero cambiando el foco de sitio.

J. C.: Por tanto, para ti es el mismo lenguaje, entiendo, solo que en diferente contexto, usado para fines distintos.

D. R.: Escribo con la misma intensidad e intención para publicidad que para poesía. Tal vez sean dos caras del mismo proceso o tal vez sean diferentes, pero no encuentro diferencias hoy por hoy.

J. C.: Aceptarás al menos que las finalidades de ambas son distintas. ¿Cuál es la finalidad de la poesía bajo tu punto de vista?

D. R.: Por un lado, sí, la finalidad de ambas son diferentes, pero por otro lado son exactamente iguales: comunicar, despertar algo en el interior del receptor, mover a una acción o idea, enseñar caminos nuevos, establecer un contacto a través del pensamiento. Ambas forman parte de un mismo proceso, al menos en mi caso, porque la búsqueda, esencialmente, es la misma.

J. C.: 25 centímentros abrió un espacio inexplorado en la narrativa española, tanto en la temática, muy arriesgada, como en la forma de presentarla, relatos fragmentarios pero perfectamente hilvanados. Como poeta, también vemos que estás destacando por tu originalidad. ¿Dónde te encuentras más a gusto? ¿O narrativa y poesía no son más que dos caras de la misma moneda?

D. R.: Entiendo que existen diferencias conceptuales entre escribir poesía o narrativa, pero si hay alguna característica de la última literatura española es, precisamente, el intento por superar los límites, por no establecer diferencias tan cerradas sobre los géneros, por participar de la mayoría de ellos. Ahí es donde me gusta posicionarme, donde disfruto de lo que hago.

J. C.: El tema de la narrativa y la poesía actual es muy interesante: ¿crees que está habiendo una (re)generación? ¿En qué clásicos y en qué autores contemporáneos te miras?

D. R.: Intento leer toda la poesía que cae en mis manos, sin importarme corrientes o épocas. Cuando escribí Odio tenía muy presente La Semana Fantástica de Fernando Beltrán, pero también David González, Manuel Vilas y, de un modo tangente, Claudio Rodríguez, que es uno de mis autores favoritos, aunque no quiero colgarle la etiqueta de clásico porque sigue muy vigente. Aunque mis referencias, en este caso, abarcan más campos que la poesía (música, publicidad, cine, televisión…).

Creo que regeneración como tal no está habiendo, simplemente ahora es más fácil enseñar la cabeza y que te conozca el público gracias a Internet, pero no creo que haya más creadores que antes. Eso sí, me encanta que la gente joven asome (o nos asomemos).

J. C.: Además de la difusión, como tú muy bien apuntas, ¿no crees que Internet trae lenguajes e incluso géneros nuevos al discurso literario?

D. R.: Me sorprenden la cantidad de nuevas formas de expresión que están naciendo en Internet y me fascina que cualquiera pueda contar algo y tener su público. El modelo de negocio tendrá que aprender a adaptarse a esta nueva realidad si quiere mantenerse. En cuanto a lenguajes diferentes estoy de acuerdo, somos muchos los autores que empleamos la tecnología en nuestra obra, forma parte de nuestra cultura diaria.

J. C.: ¿Está subestimada la cultura actual? ¿Crees que se tiende siempre a mitificar “lo antiguo” en detrimento de “lo nuevo”?

D. R.: No lo creo, supongo que es cuestión de perspectiva y para mitificar una obra hace falta tiempo. Aunque también es cierto que algunas obras se convierten en míticas al poco tiempo de ver la luz, obras plenamente actuales como el Proyecto Nocilla o Las Afueras (por citar los dos que me vienen a la memoria ahora mismo).

 

David Refoyo asegura que su máxima preocupación ahora mismo es leer. Acaba de terminar otro poemario y está empezando su segunda novela, “que no hablará de sexo ni de centímetros”, dice. De momento,  Odio. Y un poco de rock.

  • Título: Odio
  • Autor: David Refoyo
  • Nacionalidad: española.
  • Editorial: La Bella Varsovia.
  • Año: 2011.
  • Género: poesía.
  • Páginas: 84.
  • Precio: 10 €.

, , , , ,

2 comentarios

Bella durmiente

  • Título: Bella durmiente
  • Autor: Miriam Reyes.
  • Nacionalidad: española.
  • Editorial: Hiperión.
  • Año: 2004.
  • Género: poesía

Miriam Reyes es una mujer. Miriam Reyes es una poeta. Ella sabe de ambas circunstancias y las usa en su obra. Actualmente vemos como cualquier cosa que escriba una mujer sobre sí misma (ya sea sobre su cuerpo, su relación con su entorno, hombres o mujeres) está mal visto. Se dice que hay un exceso de poesía de género. Sin embargo, Reyes es un ejemplo de la mujer que usa su yo poético femenino para crear un libro sólido y no por ello menos cargado de sensualidad o feminidad.

Los versos de Miriam Reyes están llenos de sentidos, dos o más, y esos versos construyen poemas que recuerdan la voz de Plath, no sólo la voz poética, sino su propia figura (el horno es un elemento al que se recurre). No obstante, es una voz nutrida también de otros muchos poetas españoles, no necesariamente mujeres.

¿De qué hablamos cuando decimos “poesía femenina”? ¿De decir clítoris, decir puta, decir coño? Creo que no. Hablamos de poesía femenina cuando el hecho de que el yo poético se desarrolle en su feminidad pone un plus a la poesía universal. Es decir, explora territorios desconocidos, completamente olvidados por la historia de la poesía.

Cuando Reyes dice “Mi cuerpo / qué harían con mi cuerpo / quién”, encuadramos sus versos como si los dijera una mujer, pero si cerramos los ojos, los prejuicios desaparecen y se viste en ese cuerpo desnudo la realidad múltiple del lector. Es femenina, además de cuando el lector la coloca como femenina, cuando se reconoce en un participio de género femenino (enfundada, desvalijada, sensata, comprensiva, abnegada, egoísta) o en una protagonista femenina (la propia Bella Durmiente, Cenicienta, Alicia).

Hablar de los niños que no nacerán de nuestro vientre o usar la imagen de “madre castradora” se atribuye obligatoriamente a la mujer, y se denosta por el simple hecho de usarse. Si una poeta quiere crear una imagen con el cuerpo, con la reproducción, hablará del útero o de la madre culpable que no quiere dar vida, necesariamente,  no de la próstata ni de los testículos, no porque no quiera, sino porque habla de lo que experimenta, usa los elementos que tiene más a mano.

Aun así, creo que hacer una defensa del yo poético femenino reduce la fuerza intrínseca de los versos de Miriam Reyes, que con Bella Durmiente (Hiperión, 2004) quedó finalista del XIX Premio de Poesía Hiperión de ese mismo año. Reyes es vitalista y pesimista, es luminosa y oscura, es exacta y difusa.

Voy a dejaros un poema para que juzguéis vosotros mismos.

 

Nos apegamos demasiado a los hombres

esas criaturas bidimensionales e inocentes

a su piel

adherente como una tela de araña.

Me quedaría allí hasta que no dejase nada de mí

nada.

Hasta que empezamos a pesarles

como si de pronto engordásemos.

Entonces nos preguntamos

qué paso y

cuándo.

Inevitablemente nos ponemos

éticas patéticas pelenpenpéticas

pesadas peludas pelenpenpudas

no salen canas arrugas

caries estrías verrugas

la sangre no circula.

Nos explota por dentro.

Se llevan nuestra piel pegada a tiras

y en sus manos algún órgano fácil de vender.

 

En realidad no saben lo que hacen

sólo quieren liberarse de la carga.

 

El último poemario de Miriam Reyes es Desalojos (Hiperión, 2008).

, , , ,

3 comentarios

A. Bañares: “Todos somos de alguna manera los escritores de nuestra propia vida”

Adriana Bañares Camacho. (Por Óscar R. Cardeñosa, foto cedida para esta entrevista)

Cuando entrevistas a Adriana Bañares Camacho (Logroño, 1988) no parece que estés mandando y recibiendo emails, sino teniendo una conversación de bar con una amiga. Su lenguaje hipertextual (no para de poner enlaces a las cosas que dice -casi todos han sido respetados en esta entrevista-) y su capacidad reflexiva en la pantalla del ordenador hacen obligado preguntarle por la existencia de nuevos géneros literarios gestados en Internet. Para ella, por lo que comprobamos, hasta la conversación es un nuevo género. Ganadora de la X Beca de Jóvenes Artistas con Proyección del Ayuntamiento de Logroño, el año pasado salió a la luz su segundo libro La niña de las naranjas, Palabra de Awixumayita (Ediciones Emilianenses, 2010), un libro generado a partir de entradas de su blog, una bitácora muy personal seguida por más de 300 personas (sólo en Blogger).

Jara C.: Tu último libro La niña de las narajas. Palabra de Awixumayita surge de tu blog. ¿Definirías a ambos (libro y blog) como tu diario de ficción?

Adriana Bañares Camacho: Sí, de hecho creo que es la mejor definición que podría darle: diario de ficción. Salvo los capítulos “Sin Título”, que pertenecen a una novela fragmentada que nunca llegué a terminar pero que publicaba en el blog al principio de los tiempos (2007); “La cena se está enfriando” y “Calladita y pelirroja: la ñoñas de la clase” (pertenecientes al tagla vida moderna“); los textos surrealistas “Cassia angustifolia” y “Cuando las palabras se disfrazan de mendigos…”; el relato “Orgasmos de plástico” (un guiño a mi álter ego Katriuska, el seudónimo que utilizaba para publicar relatos eróticos en Internet) y “Suicide Girl”, el resto del libro lo componene textos autobiográficos. Siempre con un toque de ironía y una redacción más literaria que la que utilizaría para un diario convencional. Es mi vida edulcorada con vistas a ser entretenida para los lectores.

J.C. : ¿Crees que el escritor es el escritor de su propia vida? ¿El autor necesita de la ficción o su propia alteración de la realidad llega?

A.B.C.:Bueno, todos somos de alguna manera los escritores de nuestra propia vida. La realidad no se altera, nos alteramos nosotros. Lo que se transmite al papel ya no es realidad, es una alteración de la misma. Parece que necesitamos darle otro cariz a lo que vemos -el escritor como espectador- para encontrar un sentido a la vida, para dejar de ser sólo los espectadores y convertirnos, no sólo en actores, sino en los protagonistas. Yo, por lo menos, no quiero morirme con la sensación de no haber hecho nada. Cuando tenía doce o trece años, comencé a escribir mi primer diario. Un día, estando con mis amigos en el chamizo, me di cuenta de que estaba pendiente de lo que hacían los demás para luego escribirlo. Me di cuenta de que mi diario no trataba de mí, sino de la vida de los otros, y decidí que eso tenía que cambiar. A partir de ese día decía alguna frase oportuna -no suelo hablar mucho, muchas veces, en reuniones sociales, me quedo callada sin aportar nada a la conversación- o a realizar determinadas acciones, sólo para poder tener algo sobre lo que escribir -sobre mí- en el diario. Siempre he sentido que no soy la protagonista de mi propia vida.

J.C.: ¿El blog es una manera quizá de saber hasta dónde llegas como protagonista de tu vida, porque son los demás los que te juzgan? ¿Ves en las bitácoras uno o varios géneros literarios nuevos? ¿Qué otros blogs sigues?

Publicidad de Google en el blog La niña de las naranjas

A.B.C.:Sí, así es. La gente se acerca, entra al blog y, ya sea porque le gusta o para insultarme, vienen a “mi mundo”, a verme a “mí” o lo que quiero que sea que vean de mí los demás. Soy una exhibicionista de mierda. Busco la atención que no me prestan en la vida real. Pero hasta cierto punto. Realmente he hecho un personaje de mí. Awixumayita es una alteración de lo que es Adriana. Y sí creo que ha surgido un nuevo género literario. Durante los primeros años del blog, entre el 2006 y el 2007, sobre todo, los blogs estaban más cerca del diario. Recuerdo el primer blog que seguí: El amor es sólo sexo con palabras bonitas. Hace tiempo que no entro, y no sé si sigue la misma línea, pero al principio era un diario en su acepción más clásica. Una chica (Laila) nos contaba su vida, sus relaciones con los hombres y, lo más atractivo de su blog, las conversaciones con su mejor amigo, Andrés. Después hubo un auge en los blogs eróticos, (el desaparecido blog de Rubia Underground, La Sin nombre o Sara en su blog No llores sola, cuando empezó… ahora se ha pasado a la poesía facilona de amor) también muy autobiográficos y cutres en su mayoría. Los blogs se convirtieron en un círculo de voayeurs y exhibicionistas muy gráficos… pero sobre todo emocionales. Últimamente lo que veo en los blogs es a mucha gente que quiere dedicarse al mundo de la literatura. Muchos blogs donde la gente sube sus relatos de ficción, sus poemas… Y también blogs de información y cultura, como este mismo, pero también “espacios culturales”, antologías virtuales, como la version en blog de La Fanzine, Tenían 20 años… Por otro lado, cada vez se va perdiendo más el espírtu blog del principio. ¡Parte de culpa la tiene Facebook! Lo dice Ibrahím [Berlín] y por eso ha creado el proyecto Fight Blog. Aunque creo que está un poco equivocado. Fight Blog propone volver a la esencia del blog permitiendo el anonimato en los comentarios. Pero creo que la esencia del blog va más allá del mero exhibicionismo para un público anónimo que insulta. Por otra parte, sigo Retales de tormenta, el blog de Valle Camacho, La dama atómica, Asperezas (el blog de Pepe Pereza), Dadanoias, Las tardes de verano son para los chicos que comen pipas (el blog de Zahara), Papel Mojado, Belén in Red… y el de Agustín Fernández Mallo, claro (jajaja). El resto de blogs que sigo son en su mayoría de música (El mundo de Tulsa, Laika, Indie Calling y, por supuesto, el de Patricia Godes, que es COJONUDO, y he descubierto hace poquito. Joder, prácticamente todo tías, no me había dado cuenta. Lo curioso es que la mayoría de los libros que leo están escritos por hombres. Qué curioso. Pensaré sobre ello.

J.C.: No sólo en Internet, que está al alcance de todos, el escritor se expone. El autor exhibe su yo en todas partes. ¿No crees? Y por otra parte, además de la cantidad de blogueros a los que lees, ¿cuáles son esos libros de cabecera y los autores que notas que te influyen o te han influido a la hora de escribir?

A.B.C.:Mira, esto que me dices me recuerda mucho a la última entrada que ha publicado Baco en su blog sobre Viscerales. Él dice que incluso los “autores que reniegan de la escritura confesional, que la aborrecen y la prohíben según sus sagrados mandamientos. Algún día se enterarán que, aun creando ficción, todo parte de sentimientos internos próximos a la visceralidad. Aun el más fantástico de los relatos”. No estoy completamente de acuerdo con él. Pero bueno, sí. El escritor se expone y exhibe. Hasta el que hace vainicas se expone. Si no te quieres exponer siempre queda el cajón y el candado.

Hace un par de años, me acerqué al poeta Al Berto gracias a Javier García Rodríguez, por aquel entonces mi profesor de Composición Literaria -una de las mejores asignaturas que más me han motivado en mis años universitarios ¡¡jorrl!!- y traductor de El Miedo. Creo que ese tipo de poesía me ha influido bastante. (Hola, soy Adriana y se me ha olvidado redactar). También Julio Cortázar (cómo no, hay un antes y un después de Rayuela…), Chuck Palahniuk, Foster Wallace, Céline (Viaje al final de la noche fue toda una revelación)… También me gusta mucho Agustín Fernández Mallo, aunque he de reconocer que no he leído mucho suyo. Nocilla Experience hizo que me enamorara de él perdidamente y ahora sufro un episodio parecido con El hacedor (de Borges), Remake… Mención especial también a Juan Bonilla. Tanta gente sola, en especial su relato Metaliteratura ha despertado en mí sentimientos que tenía muy olvidados.

J.C.: Sí, tienes razón. Parece que tus autores preferidos de libros son hombres y de blogs, mujeres. Con respecto a la poesía actual, vemos como el impulso femenino está haciéndola revitalizar, algo hasta ahora inaudito. ¿Ves el cambio? ¿Qué poetas actuales te gustan? ¿Cuáles creen que son fundamentales para entender la transición de un mundo patriarcal a uno de “paridad”?

A.B.C.: Sí, de hecho en los últimos años mi estantería se ha llenado de poemarios escritos por mujeres. Ada Menéndez, Eva Márquez, Safrika, Déborah Vukušić, Ana Pérez Cañamares, Carmen Beltrán, Saray Pavón… También, recientemente, tuve oportunidad de ver recitar a Isabel García Mellado en los Diablos Azules y me sorprendió muchísimo y muy gratamente (odio esta palabra, gratamente, agh. jaja). Pero no creo que se esté viendo un cambio. En realidad creo que la poesía escrita por mujeres la leen pocos hombres. Las mujeres que escriben sobre su sexualidad parecen estar estigmatizadas. “Otra poeta hablando de su coño”. Parece que a los hombres no les resulta cómodo leer sobre la mujer fatal, la sumisión al hombre o el “yo puta”, y eso lleva a críticas muy duras y sin fundamento como a las que se ve constantemente sometida la joven poeta Luna Miguel.

Foto de Óscar R. Cardeñosa cedida para esta entrevista.

No sé, leo a Ada o a Vuk y me parece que estoy ante una poesía feminista, pero también contradictoria en sí misma. Quiero decir… recuerdo una tira cómica de Mauro Entrialgo donde hablaba de Thelma y Louis como una película machista: mujeres que se comportan como hombres para reivindicar su feminidad (?) al tiempo que la… desprecian y aniquilan. No sé, no me entra en la cabeza. Después está el tema de las antologías de poesía y relato escrito por mujeres. Me suena a apartheid. Como lo último de la editorial Amargord: sacar una colección dedicada en exclusiva a las mujeres. La colección se llama Candela y en ella han publicado a la ya citada Ada Menéndez y a Ana Vega, entre otras. Esto me lleva a preguntarme si en las otras colecciones de Amargord se publica a mujeres o sólo a “las mejores”, las que se considera están “a la altura” de los hombres. Me parece denigrante. Lo que más me jode es que ellas acceden a publicar en este tipo de colecciones y se consideren feministas. Me niego a pensar que el camino de, como ellos dicen, “sacar de la sombra a mujeres poetas de la actualidad” sea apartarlas del “sitio de los hombres”. No sé, coño. Nadie se plantea: Quiero leer poesía escrita por hombres, voy a comprar una antología de poetos. No, coño, eso no pasa. Pero si quieres leer poesía escrita por mujeres puedes simplemente acceder a una de las tropecientas antologías de poetisas que han salido en los últimos años. Con vídeo promocional, por supuesto, con fotos de las guapas escritoras. Parece que el poemario está destinado al hombre y a la paja. Me toca las pelotas. Mira, me quedo con el último disco de Christina Rosenvinge (La joven dolores) y con Isabel Bono: la única poeta que me ha hecho llorar en un recital. Recordar: Sukút en Voces del Extremo.

  • Tïtulo: La niña de las naranjas. Palabra de Awixumayita
  • Autora: Adriana Bañares Camacho.
  • Editorial: Ediciones Emilianenses.
  • Nacionalidad: española.
  • Año: 2010.
  • Género: Diario de ficción.
  • Precio: 15 euros.

Bañares acaba de salir publicada en la antología Viscerales (Ediciones del Viento, 2011), junto a escritores como Vila-Matas, Manuel Vilas o David Refoyo. A principios de año también ha compartido con Gonzalo Álvarez Perelétegui espacio en una plaquette llamada La niña que arrastraba un globo roto en la hora del recreo (Colmo Colectivo, 2011). Por otra parte, Adriana Bañares continúa al frente (junto a Pat Maestro) de la publicación idependiente La Fanzine.

, , , , ,

8 comentarios

2010 Memories

Al modo de los medios, las revistas y críticos literarios y cinematográficos de prestigio, La Planta Baja también quiere hacer un repaso de las publicaciones recomendables de este año.

(+) Acompañamiento musical.

Libros:

Poesía:

  • Título: Poemas de amor
  • Autora: Anne Sexton.
  • Editorial: Linteo
  • Año: 2009
  • Número de páginas: 166.

Esta es la única excepción de la lista, ya que se trata de un libro de 2009. Yo he descubierto a Anne Sexton este año, así que para mí este poemario es tan importante como otros que han salido en 2010.

Cualquier cosa que diga de esta autora, ganadora del premio Pulitzer como poeta, o de este libro en concreto ya está dicho. La feminidad, hablar abiertamente de sexo y las fracturas, la que se hizo cayéndose por las escaleras de su casa y la de su personalidad (empezó a escribir por prescripción médica de su psicoanalista) marcan esta obra deliciosa.

Prosa:

  • Título: Sexografías
  • Autora: Gabriela Wiener
  • Editorial: Planeta
  • Año: 2010.
  • Número de páginas: 220.

En cuanto a la prosa, mi recomendación clarísimamente es Sexografías, de Gabriela Wiener. Después del prólogo de Javier Calvo, se suceden una serie de reportajes realizados bajo un hilo conductor: el sexo. Como una nueva Truman Capote, la periodista peruana se ve inmersa en diferentes situaciones: se somete a una donación de óvulos, visita travestis y putas en París, accede a un intercambio de parejas… Todo relatado desde un punto de vista subjetivo pero sin que dejemos de ver la objetividad del suceso.

Sorprendente lectura.

Páginas web:

Tenían veinte años y estaban locos es una propuesta que nos deja este 2010, repleta de poetas nacidos alrededor de los 90. Algunos son españoles, como David Leo, Laura Casielles, Emily Roberts o Unai Velasco. Otros son extranjeros, escogidos por la autora de la bitácora, la estudiante de Periodismo y columnista de Público Luna Miguel. Entre estos últimos destacan Natalia Litvinova, Ellen Kennedy, Agostina Ciccione o Steve Roggenbuck. Luna es la responsable de algunas de las traducciones del inglés.

Una lectura nueva y refrescante, que demuestra dos cosas: que la juventud no es sinónimo de inexperiencia y que la belleza no reside sólo en la juventud.

Películas:

  • Título: Poetry (Poesía).
  • Título original:
  • Director: Lee Chang-dong
  • Nacionalidad: surcoreana.
  • Productora: Korea Theatrical Run.
  • Año: 2010.
  • Género: Drama.
  • Reparto: Yoon Jeong-hee (윤정희), Kim Hee-ra (김희라), Lee David (이다윗), An Nae-sang (안내상 ).

Poetry es una peli de la que ya hablé en su momento aun sin haberla visto.  Bajo el planteamiento de anciana a la que le diagnostican alzheimer, una violación, un suicidio y un niño huérfano podría resultar dramática hasta el colapso, sin embargo, tiene ese estilo asiático, me atrevería a decir japonés, de relente, de relato que va calando, de palabras lentas con imágenes poderosas.

Hay algunos diálogos prescindibles o absurdos, pero en general, es una película que se disfruta y planta su semilla en el espectador. Y la poesía, siempre la poesía, como excusa de la vida.

Discos:

Este terreno es quizás en el que más he dudado. Ha habido discos muy reseñables este año, de soul, como 74 de Sly Johnson, del que ya hablé aquí hace un par de meses; o de rap, que este año ha dejado buenos trabajos, como el de Sharif: A ras de sueño. O el de otro maño, en este caso el primer disco completamente en solitario de Rapsusklei, Pandemia. En el terreno del rock de cantautores, me ha parecido de los mejores Daiquiri Blues de Quique González, que pensaba que había salido este año, pero resulta que contrastando diferentes fuentes es de 2009.

Sin embargo, me he decantado por un disco de esos que salen para sacar tajada de un artista muerto.

  • Título: El alpinista de los sueños. Tributo a Antonio Vega
  • Intérpretes: varios cantautores.
  • Nacionalidad: española.
  • Sello: Universal.
  • Año: 2010.
  • Género: pop, rock.

Están en este disco todos los cantautores de moda. Modernitos la mayoría de ellos, como Lori Meyers, Marlango, Zahara, Love of Lesbian, otros dinosaurios como Bunbury o Los Planetas. Y comerciales, como Nena Daconte o Amaral. De estos últimos, la versión es bastante mala.

Y ya está casi todo dicho, interpretaciones nuevas de las canciones más famosas del compositor madrileño, fallecido en 2009. Algunas muy curiosas como la de Bebe con el rapero y cantante Shinoflow, otras bastante dignas como El patio de mi recreo, de Marlango. La increíble voz de Anni B Sweet versionando “Se debaja llevar por ti”.  Y la que más me gusta:

En Facebook podéis escribir vuestras recomendaciones de 2010.

, , , , , , , , , , , , , , ,

4 comentarios

Groenlandia y el miedo

Groenlandia es una revista de literatura y arte, que podéis visitar desde aquí. Como revista contiene colaboraciones de nombres fuertes de la literatura actual, pero no sólo se dedican a eso.  Groenlandia también publica libros electrónicos. Todo ello se puede obtener grauitamente desde la pestaña de descargas de la página web.

  • Título: Los rincones más oscuros. Antología del miedo
  • Autores: varios autores.
  • Nacionalidad: española.
  • Año: 2010.

Hace poco leí Antología del miedo. Dicen en la web:

El primer libro digital antológico de Groenlandia aborda el tema del miedo; dieciocho autores (David González, Javier Das, Vanessa Salgado, Ángel González González, Cristina Morano, Dagmar Buccholz, Javier Pascual, Mar López Herrero, Mikel Caverna, Nohemí Sosa, Pilar Gorricho, Pepe Pereza, Esteban Gutiérrez Gómez, Gsús Bonilla, Gorka Martínez, Mario Crespo y Ana Patricia Moya) nos cuentan, con versos, cuáles son sus temores. Con prólogo de José Ángel Barrueco e imágenes (fotografías, pinturas) de Ángel Muñoz Rodríguez y Juan Carlos Cardesín.

Es un libro que conecta con cualquier lector, por los miedos, comunes a todos, que al nombrarlos parecen irracionales y también graciosos. Muchos, absurdos. Este es un buen experimento para conocer qué nos asusta en el momento presente, contado a través de la poesía a veces irreverente, a veces inocente, de estos autores nuevos. Algunas de las imágenes no dan miedo, pero paralizan. Un libro que os recomiendo. Podéis leerlo online desde aquí o descargarlo:

, , , , , , , , , , ,

2 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: